En el año 1978, el Ingeniero Antonio Longo, siempre fascinado por la transformación del fruto del viñedo en vino, sintió el deseo de llevar los equipamientos necesarios para la catarsis vinícola en el mismo lugar donde nacia y crecia la materia prima, es decir, la uva. En otras palabras, el establecimiento iba hacia la uva y no el contrario.
Naciò asi nuestra primera fábrica artesanal vinícola en la misma campiña donde existian ya vinos autóctonos de primera calidad y extra-locales que habian conseguido, sobretodo por lo que concierne la calidad, una colocaciòn dichosa y el habitat ideal para su productividad.
Con siempre mayor empeño durante el curso de los años, se ha llegado a la formación de la cantina “Nuova Vite”. Dicho nombre indica la transición de una producción en ambito familiar, limitada y local a una difusiòn màs larga y comercial. Siempre caracterizada por la misma pasión y con el limite de la capacidad productiva de la misma campiña. Todo esto permite la màxima transparencia por lo que concierne la trazabilidad y ofrece de tal manera un producto distintivo del Territorio.